miércoles, 29 de agosto de 2012

Un alumno de español un poco peculiar....

Hoy comencé un nuevo curso. Un grupo de 10 adultos, edades de 22 la más jovencita, pasando por los muchachos de 28 a 35, dos señoras de 55/60 años y un alumno muy espacial que llegó último. Estaba como perdido, miraba por la ventana. Después de 10 minutos, me acerqué y le pregunté qué buscaba. Buscaba la clase de español, mi nuevo alumno de aproximadamente 90 años.

Por supuesto que es más simple un curso homogéneo, más bien de jóvenes, lechugas bien frescas y con las antenas atentas a captar nuevos conocimientos. Pero no hay como los desafíos.

Este nuevo alumno es una nueva experiencia para mí. Muchas preguntas colman mi mente de profesora ¿Objetivos? ¿Modo? ¿Estrategia? ¿Cómo integrarlo a mi metodología tan dinámica?

Puedo decir que la primera clase no estuvo nada mal. Leyó, pronunció números. Jugó al 7 bum. Muchas veces ante mi pregunta de ¿Quién eres? Me miraba sin poder responder, me moría de ternura, no lo dejaba en silencio, le entregaba la respuesta casi en cucharita servida en su boca.

Tenían que ver cómo su compañera de trabajo de unos sesenta, le explicaba con paciencia y ternura. Y eso es lo bueno, el entorno será de buena ayuda. Un grupo de gente buena, tolerante y paciente. Ya veremos...

Esto es lo lindo del oficio, cuándo creía que había ya pasado casi todas las experiencias que un profesor de español como lengua extranjera puede pasar, he aquí las sorpresas de la vida, un nuevo desafío, mi alumno de 90 años.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy segura de que sabrás afrontar muy bien esta nueva experiencia. Las personas mayores son muy aplicadas, esto no lo sé porque he tenido alumnos de este tipo, sino porque he estudiado con un grupo de voluntariosos jubilados. Mucha suerte y, bueno, ya nos contarás acerca de tu nuevo curso. Por cierto, ¿cómo se juega el '7 bum'? Saludos.

Erika.

Vanesa Bindenmaister dijo...

Gracias Erika, compañera.
Te cuento del 7 bum. Los alumnos cuentan en rueda, cada vez que llegan al 7 o números que llevan 7 (17) o múltiplos de 7, el alumno debe decir BUM y no el número. Se puede hacer diferentes variaciones...
Es muy divertido!

Vaneas

Urban Exile dijo...

YO tengo un alumno de 78 años y otro de 81. Son los alumnos más aplicado que tengo, y uno de ellos después de 3 años conmigo es basicamente fluente en términos de vivir la vida diaria en español. Ya lee libros en español y nuestras clases son más para discutir sus preguntas literarias que hablar de la gramática. Por eso prefiero enseñarles a adultos: porque me vienen voluntariamente no como los prisioneros que se llaman jóvenes.

Anónimo dijo...

Buenos días:
Somos seis alumnos de primaria y el maestro de lengua, del cole de Monleras. Además, hemos comenzado a ser seguidores de este blog. Nos parece bueno, divertido y ameno. Creemos, que se puede trabajar muy bien con todos los niveles y edades.
Un sincero saludo.
***Estamos inmersos en el aprendizaje y motivación de la lectura por medio de las tic.

Vanesa Bindenmaister dijo...

Mis saludos al maestro y sus alumnos. Me encanta que me sigan, lo disfruten y aprendan.
Vanesa